Consigue que el Estado le pague la reclamación de daños por accidente de tráfico en Madrid

Reclamación de daños por accidente de tráfico en Madrid

Reclamación de daños por accidente de tráfico en Madrid-Manuel DíazA menudo se producen siniestros en los que el conductor y los ocupantes de un vehículo salen mal parados, con lesiones corporales importantes, incluso permanentes, al margen de los cuantiosos daños materiales propios y ajenos. Según las estipulaciones de los contratos, los riesgos previstos y paralelamente cubiertos en las pólizas, serán abonados en su momento en distintas cuantías, o incluso no indemnizados, por la correspondiente compañías. Estas despliegan su cobertura en todo el territorio nacional, ya sea, por tanto, por una reclamación de daños por accidente de tráfico en Madrid como en Vigo, dos de los extremos del país.

En este momento, las diversas indemnizaciones previstas en los accidentes de tráfico están fijadas imperativamente en un mínimo de 70 millones de € para las lesiones corporales, y de 15 millones de € para los daños materiales. Jueces y tribunales aplican, precisamente, estos baremos prefijados en las tablas, incluso para muchas otros campos diferentes del Derecho, como, por ejemplo, las lesiones por acometidas de personas o en las peleas que puedan surgir a raíz de riñas callejeras, etc.

Los accidentes de tráfico están, con mucha diferencia sobre el resto, en la primera posición por número de pólizas (por el hecho de su especialidad, porque son de suscripción obligatoria influye sobremanera) y también por número de siniestros. Sin embargo, rivalizan en cuantía global con otros tipos de siniestros, como los incendios, según los datos de la patronal de los seguros.

Para intentar superar lo que normalmente ofrecen las propias compañías de seguros, es recomendable contratar la defensa jurídica a un abogado especialista en accidentes de tráfico, un letrado que te individualice el caso y sepa aportarte razonamientos diferentes (basados en las pruebas) a los ya habitualmente transitados y manejados por las compañías de seguros. En las pólizas de seguros, la parte complementaria de la defensa jurídica, según lo establecido por la Ley de Contrato de Seguro (LSC), es totalmente libre. Lo mismo para designar libremente el abogado como el procurador.

Reclamación de daños por accidente de tráfico en Madrid

Sergio B.H. un caso de reclamación de daños por accidente de tráfico en Madrid

Lesiones

Los familiares (esposa e hija) de Sergio B.H., de 49 años, se presentaron en enero de 2014 en nuestro despacho para plantear la posibilidad de reclamar al Estado las indemnizaciones por accidente, tanto de su vehículo como de terceras partes implicadas, tras un accidente ocurrido en la carretera Nacional II, a la altura del kilómetro 642, a su paso por Cabrera de Mar.

Como consecuencia del brutal choque, Sergio sufrió una incapacidad permanente, sin movilidad locomotriz, derivándose, por tanto, la imposibilidad de desplazarse de forma autónoma, aunque con movilidad para actividades físico biológicas menores.

El siniestro ocurrió en ese punto kilométrico de la carretera en dirección a Gerona, sobre las cinco y media de la madrugada, en una zona señalizada de obras en la calzada. En un tramo en pendiente descendente se instaló, como consecuencia de los citados trabajos de mejora en el firme de la calzada y de la construcción de un nuevo ramal de enlace con otra carretera de menor actividad, una rotonda provisional, para desviar y redirigir el tráfico por esa misma Nacional II y hacia otros destinos distintos a los de Madrid.

El vehículo de Sergio, tras perder el control, impactó contra una de las piezas de hormigón que rodeaban la rotonda. El golpe fue tan seco y destructivo que tuvo que ser excarcelado por un equipo especialista de bomberos. El conductor causó alta hospitalaria con un diagnóstico de lesión medular, siendo declarado en situación de invalidez permanente por resolución de la Dirección Provincial del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Reclamación administrativa

La posterior reclamación previa ante el Ministerio de Fomento presentada por la familia  para acceder al pago de los daños materiales del accidente de tráfico en vía administrativa, fue desestimada, alegándose desde la Administración Pública en cuestión que no había relación entre el daño causado y la existencia de esos pilotes de cemento en la glorieta, porque su señalización era correcta y que el accidente se debía a un exceso de velocidad del conductor, a quien, en suma, culpabilizaba de todas las causas del siniestro, sin derecho a indemnización administrativa.

Los ciudadanos no pueden presentar reclamaciones en la vía judicial antes de agotar este trámite administrativo ante el organismo o ente correspondiente. Por eso es recomendable, desde el principio, consultar los servicios profesionales de un abogado especialista, para que dirija la demanda para pedir las indemnizaciones materiales y lesiones por accidente.

Con fundamentos en el artículo 106 de la Constitución Española (CE), en concreto en su punto 2, que otorga el derecho de los ciudadanos (los particulares, dice) a ser indemnizados por toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes y derechos, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento de los servicios públicos, y en el artículo 139 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (LRJPAC), se interpuso la pertinente demanda a través de la jurisdicción contencioso-administrativa.

El artículo 139 de la LRJPAC, en línea con el citado 106 de la CE dispone que los particulares tengan derecho a ser indemnizados por las Administraciones Públicas de las lesiones que sufran, siempre que esa lesión se produzca como consecuencia del funcionamiento de los servicios de las Administraciones Públicas. El daño alegado deberá ser cuantificable e individualizable para el asunto particular que se reclama, además de que los daños no deban ser asumidos económicamente por el afectado.

Sergio B.H. un caso de reclamación de daños por accidente de tráfico en Madrid

Responsabilidad

Lo cierto es que todo este entramado jurídico-constitucional tiene que tener una materialización real. De este modo, para que pueda exigirse responsabilidad pública, tiene que existir un nexo relacional entre la causa y el efecto finalmente producido, es decir, lo que se suele denominar una relación de causalidad. Así se pueden cobrar las indemnizaciones por lesiones y daños materiales en accidentes de tráfico.

De este modo, el pleito se centraba en si la glorieta estaba bien señalizada para la situación de la calzada y si estas indicaciones descartaban la responsabilidad de la Administración Pública, en este caso, el Ministerio de Fomento, descargando todo el problema en el propio conductor lesionado.

El abogado, muy conocedor de los entresijos de los accidentes de tráfico, dirigió la defensa del demandante y su familia a que en el suelo de la glorieta, si bien estaba señalizada, protegida por los bloques de hormigón en su perímetro de control, algo muy habitual y que no pudo controvertirse en el juicio, y que incluso no había ni arena ni grava en la zona de la rodadura, sí que existió un  elemento deslizante, no permanente y no detectable por el conductor, lo que provocó directamente el accidente.

Se trataba de una plancha de acero, de unos 8 milímetros de espesor y de unos nueve metros de largo por 2 de ancho, situada en el suelo de la glorieta, atravesándola desde el centro hasta el perímetro para canalizar una conducción de cables de todo tipo, para los que se había hecho una zanja previa en el subsuelo de la propia glorieta. Esta plancha, en la madrugada del siniestro estaba mojada como consecuencia de las lluvias acaecidas durante la noche anterior.

Los operarios de las obras en la rotonda no previeron diligentemente que la meteorología generaría una capa de deslizamiento en la chapa, a consecuencia de la lluvia de esa noche, que fue lo que causó finalmente el siniestro. La chapa, mal posicionada y no señalizada, y la lluvia, hicieron que la curva de la rotonda no fuese adherente, escupiera el coche hacia uno de sus lados, llevándolo a chocar contra el muro de hormigón dispuesto a modo de protección. La reclamación de daños por accidente de tráfico  estaba ganada.

La indemnización por lesiones y daños cobrada tras el accidente se elevó a 470.000 €.

[starbox id=jmonlus]

(Cuento con clientes de toda la provincia: Coslada, Fuenlabrada, Alcalá de Henares, Móstoles, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *