¿Es realmente necesario contratar los servicios de abogados de accidentes e indemnizaciones derivados de la circulación?

Abogados Accidentes Indemnizaciones

abogados accidentes indemnizaciones - Manuel Díaz

El abogado cumple dos funciones principales: asesorar a sus clientes y, en caso de ser necesario, defender sus intereses contra terceros frente a los tribunales. Esa es, precisamente, la clase de servicios que prestan los abogados de accidentes e indemnizaciones cuando tiene lugar un accidente de circulación.

Por una parte, deben informar al cliente acerca de los pasos que tiene que dar para recuperarse y poder reclamar los daños que se le hayan causado; por la otra, cuando no sea posible la avenencia con la parte contraria, no quedará más remedio que solventar las discrepancias mediante el juicio oportuno.

La necesidad de asegurarse

Antes de analizar cómo es la intervención de un abogado especialista en accidentes de tráfico, sería interesante ver, desde la perspectiva legislativa, cómo se afrontan los efectos derivados de este tipo de eventos. Es una materia regulada por la Ley de responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Puede observarse, ya desde la propia denominación de la norma, que la responsabilidad inherente a la circulación automovilística está asociada, indisolublemente, a la contratación de un seguro que la respalde y garantice.

La obligatoriedad de concertar un seguro civil para poder conducir no es sino el resultado final de un lento proceso. Desde el originario “el que causa un daño a otro debe indemnizarle por ello”, contenido en el Código Civil, y pasando por la inversión de la carga de la prueba en aquellos ámbitos en los que se producen múltiples accidentes, se ha llegado a objetivar, por completo, la responsabilidad civil por daños.

Da igual (hasta cierto punto, evidentemente, que vendrá marcado por la eventual responsabilidad penal) que los conductores sean responsables o no de los accidentes , las indemnizaciones procedentes de ellos correrán a cargo del seguro que, sin más remedio, han tenido que contratar.

abogados accidentes indemnizaciones

Abogados de Accidentes e Indemnizaciones: El sistema indemnizatorio

La Ley a la que antes se ha hecho referencia contiene una serie de baremos (tablas) que, cada año, señalan determinados resarcimientos a lo que haya sucedido en el accidente. Por ejemplo, si alguien ha muerto, se prevén indemnizaciones para los familiares, cuyo importe dependerá de si el fallecido estaba casado, del número de hijos que tuviese, de con quién convivía, etc…

Si, por el contrario, los accidentados han sufrido daños físicos, lo que se hace es distinguir entre: Las lesiones, entendidas éstas como aquellas de las que es posible recuperarse, en muchos casos previa rehabilitación, otras veces sin necesidad de ella.   Se contemplan tres supuestos: que la víctima haya tenido que ser hospitalizada, que no pueda trabajar o realizar sus actividades cotidianas (días impeditivos) o que pueda hacerlo sin estar totalmente recuperada (días no impeditivos). A cada una de estas situaciones le corresponde una cantidad de dinero diaria.

Y las secuelas, cuyo carácter permanente conlleva un incremento de las indemnizaciones asociadas a las mismas. Aquí la Ley se explaya de una manera asombrosa, recogiendo cientos de secuelas distintas y atribuyendo a cada una de ellas una serie de puntos que, posteriormente, en virtud de la edad de la víctima, se multiplicarán por las cantidades marcadas en la tabla correspondiente. Así es como se calcula la indemnización de puntos por secuelas.

No hay que olvidar que la Ley también tiene en cuenta los ingresos anuales del accidentado, pues servirán para aplicar a las cantidades obtenidas por los procedimientos anteriores un factor de corrección de entre un 10 y un 75%. De esta forma, se conseguirá una mayor indemnización por accidente.

La reclamación de daños y perjuicios

Ya se ha visto que la de los accidentes es una materia altamente regulada: hay que contratar un seguro, las indemnizaciones vienen fijadas por la Ley… Sin embargo, eso no significa que el recurso a los abogados de accidentes de tráfico sea superfluo, ni mucho menos. Salvo que su caso sea muy sencillo y la indemnización a recibir muy pequeña, será fundamental que un abogado de tráfico le represente.

Tenga en cuenta que son muchos los aspectos que no pueden desatenderse: exámenes médicos, informes de peritos, asistencia sanitaria, posible prescripción de los plazos para reclamar, reuniones con la aseguradora para tratar de llegar a un acuerdo, reclamaciones judiciales, etc… Sólo los mejores abogados son capaces de asumir tal carga de trabajo con éxito.

daños y perjuicios - abogados accidentes indemnizaciones

Buscando lo mejor para el cliente

En honor a la verdad, cada caso es un mundo en sí mismo. La situación de cada cliente, sus necesidades, la respuesta que sus peticiones originen en la compañía de seguros y toda una serie de circunstancias hacen que los abogados de accidentes e indemnizaciones deban estar preparados para proporcionarle todo aquello que necesite.

El de Ramón A. M. ha sido uno de mis últimos casos. Se trataba de un hombre mayor, de 78 años, que había perdido a su hijo Lucas en un accidente. Tras la muerte de su mujer, Ramón A. M. se había ido a vivir con su hijo. Éste estaba soltero y le sugirió a su padre que podrían vivir juntos; tenía una casa grande con espacio suficiente para los dos. Desgraciadamente, la convivencia no duró más que 6 años, ya que Lucas A. G., cuando regresaba de un viaje en moto, fue arrollado por otro vehículo.

El motivo por el que Ramón A. M. concertó una cita en mi despacho fue que la aseguradora le había ofrecido una cantidad, en concepto de indemnización por el fallecimiento de su hijo, y no sabía si aceptarla. Menos mal que no lo hizo. Le intentaron hacer creer que 76.690€ era una cantidad respetable, pero no habían tenido en cuenta que vivía con su hijo (lo que incrementaba la indemnización hasta los 105.448€).

Tampoco pensaban aplicar los factores de corrección, en este caso de un 70% (porcentaje resultante de valorar las rentas del fallecido y su condición de hijo único). Por supuesto, le hice ver al abogado de la compañía de seguros con el que había hablado mi cliente que dicha oferta era inaceptable.

La indemnización que finalmente conseguí para él en el acto previo de conciliación fue de 179.261€. Probablemente, si yo no hubiera asesorado a Ramón A. M., la cantidad que hubiera recibido habría sido sensiblemente inferior. Estoy hablando de unos 100.000€ menos. Así que le aconsejo que, antes de tomar una decisión de este calibre, lo más sensato es que consulte con un experto en el tema.

[starbox id = jmonlus]

(Servimos también a poblaciones de toda la provincia. Abogado en Getafe, abogado en Móstoles, Etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *